Ir al contenido principal

'Sit tibi terra levis'

Siempre me conmueven estos retazos materiales de la memoria de personas desconocidas, muy lejanas en el tiempo, de las que por motivos ajenos a lo cotidiano alcanzamos detalles de mayor o menor importancia, huellas de sus vidas que no las reflejan por completo pero sí con el intenso fulgor de la verdad, alguna verdad, por fragmentaria que sea.

Hoy, visitando el Museo Arqueológico Nacional, me he parado ante la estela funeraria de Cuártulo, un niño fallecido a los cuatro años en el distrito minero del Jaén romano, allá por el siglo I. Cuártulo (el diminutivo que emplearían los mineros adultos para dirigirse -ya con cariño, ya con menosprecio- al pequeño Cuarto) está representado en el seno de una hornacina, sujetando en las manos los atributos de la minería: un martillo o pico y una cesta para transportar el material. Próximos a la piedra se exponen ejemplares de esos cestos y de herramientas de la misma época.


Existe polémica entre arqueólogos y epigrafistas sobre si Cuártulo tendría cuatro o nueve años, según diversas interpretaciones de la inscripción a él dedicada. También hay quien duda si fue efectivamente un niño minero o más bien se lo enterró asociado a los símbolos de la comunidad a la que pertenecía; pero, en este caso, ¿por qué habría de llevar los aperos en las manos? Tal vez su trabajo era el de aguador o el de recadero o, quizá -no he podido dejar de pensarlo-, en su corta vida se vio condenado a trabajar allá donde los cuerpos de los esclavos adultos no llegaban: en las galerías más estrechas y más oscuras, en las grietas del filón metálico. Su figura sin rostro sería así, hace 2000 años, la misma que hoy sigue siendo moneda corriente en muchos lugares del tercer mundo.


Puede que su muerte lo librase de una vida de abusos, pero prefiero pensar que Cuártulo fue llorado por hombres que no dudaron en costear la estela funeraria que había de ser desenterrada en Baños de la Encina casi dos mil años después, y en ella una inscripción -con faltas de ortografía- deseándole el descanso en la tierra que lo vio penar: Q(u)artulus / an(n)oru(m) IIII si(t) / [tibi] te(r)ra le[vis].



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alaejos y la vieja fundición

De viaje a Asturias paramos en Alaejos. Nos esperan una amiga de juventud de Malene y su familia. Al aproximarnos por la carretera de Castrejón de Trabancos, la silueta de las dos iglesias que dominan el horizonte desde el pueblo resulta asombrosa: el tamaño de sus campanarios parece absolutamente desproporcionado para la escasa población a la que sirven. De hecho, luego nos enteramos de que Santa María, un sobrio pero imponente edificio renacentista del siglo XVI que fue declarado monumento nacional en 1931, permanece hoy cerrada, porque la actual feligresía no da para mantener abiertos al culto los dos templos de la doble parroquia, y solo se abre al culto en ocasiones especiales. San Pedro, también renacentista y también de un tamaño muy notable, acoge hoy los ritos ordinarios. No es lo único que hay que ver en esta vieja villa antiguamente cercada: un museo de arte sacro que no llegamos a visitar, en la misma torre de Santa María; algunos restos arqueológicos del castillo, hoy mus…

'Silentium amoris'

No es necesario presentar la figura pública de Santiago Alfonso López Navia (Madrid, 1961). Doctor en filología y en ciencias de la educación, cervantista ilustre, participante en numerosos proyectos sobre el Siglo de Oro y, en particular, autor de una decena de libros sobre la materia, maestro de retórica, catedrático y gestor universitario, editor en La Discreta, animador cultural, poeta, narrador… Pocos campos hay, de los relacionados con la palabra escrita (y cantada), que el autor no haya tocado y en el que no haya dejado testimonio de rigor y bonhomía. De él dijo alguien que “su vida pública es recta y consistente”, y no es la única alusión que he encontrado a ese rasgo suyo de la rectitud pública. En tanto que poeta tampoco hacía falta mi presentación, así que me limitaré a dejar constancia de tres o cuatro reflexiones que me suscitó la lectura de Tregua, este libro que tienes entre las manos, afortunado lector, y que me honra prologar. El poeta Santiago A. López Navia (Madrid, …